A lo loco

Este viaje lo hice hace un par de meses y por fin tengo tiempo de incluirlo aquí. Espero que te guste y me acompañes unos días por Túnez.

 

Viernes 31 de mayo 2019

A lo loco, así comenzó este viaje y así está saliendo…
Despegamos destino Túnez sin haber tenido tiempo de organizar ni preparar nada.
Voy con mi queridísimo Adolfo, un gran compañero de viaje que se adapta a cualquier situación con buen humor.

Nuestra primera noche fue muy divertida.
Primero hubo que regatear con los taxistas que nos querían clavar el precio de turista, finalmente nos llevó uno que nos aseguró que cobraba según el taxímetro pero finalmente nos infló el precio con las maletas y tasa de aeropuerto, encima quería propina para comprarle chocolate a sus hijos, puedes imaginar la cantidad de propina que le dimos con esa razón, y encima se ofendió…
Se aprovechó de que no sabíamos cual era realmente el precio, nos tangó como a turistas fresquitos acabados de aterrizar.

Teníamos una habitación reservada en la calle principal de la ciudad, dejamos las cosas y nos fuimos corriendo a dar una vuelta, había un ambientazo nocturno por el ramadán, los bulevares estaban llenos de gente de paseo; tomando helados, comprando, estaba todo abierto, las cafeterías a tope, las tiendas en pleno apogeo, había mercadillos, puestos de golosinas en cada esquina e incluso una orquesta tocando música tradicional frente al teatro principal.

¡¡Probamos almendras frescas!! Nunca había visto el fruto de la almendra, las vendían en pequeños puestos callejeros en casi cada esquina, no sabíamos lo que eran y nos las dieron a probar. Tenían pequeñas montañitas con las frutas verdes, otras ya peladas con sólo la piel marrón que cubre la semilla, toda una experiencia para mi este acontecimiento.

Acabamos en la Medina, callejuelas estrechas y enrevesadas donde resulta imposible orientarse. Estábamos en la parte comercial de tiendas para los locales, los productos que ofrecían eran ropa, maquillaje, perfumes… todas las puertas son tiendas, es como un gran bazar atestado de gente, costaba caminar, pero era muy agradable a pesar del gentío; porque todo el mundo iba contento y tranquilo, se respiraba el aire festivo en el ambiente.

Estuvimos intentando decidir que recorrido hacer por el país antes de dormir, mirando la guía e intentando optimizar los días que tenemos. Yo tenía mucha ilusión por conocer Dougga, unas ruinas romanas patrimonio de la humanidad. Según la guía, El Kef, un pueblo de las montañas cerca de la frontera con Argelia era la mejor base de operaciones para la zona, ya teníamos plan para empezar, el resto va sobre la marcha!!

 

Texto y fotos: Alejandra Weil
Mas fotos en Instagram @weilalejandra
Vídeos de los viajes en las historias de Instagram de @alardedanza

6 comentarios de “A lo loco

  1. Lino Martínez dice:

    No dejas d sorprenderme, y ahora con un agregado cultural, el buen Adolfo, me sigue gustando mucho tu narrativa, espero más sobre este viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *