El Kef

Sábado 1 de junio 2019, Túnez – El Kef

Desayunamos en el hotel y salimos a comprar unas pocas cosas que nos hacían falta, a cambiar dinero y a por unas tarjetas sim para los teléfonos. Nos recorrimos el paseo varias veces, arriba y abajo, las tiendas estaban a tope, quedan pocos días para el Eid y la gente se prepara para la gran fiesta.
Finalmente nos fuimos para la estación de autobuses, aparentemente salía un bus cada hora, así que era fácil.

Avenida de Habib Bourguiba desde la ventana de mi hotel. Paseo principal de la ciudad de Túnez.

Llegamos a la estación y nos dijeron que de horario nada, que el bus salía cuando estaba lleno, por suerte ya estaba casi completo y no tuvimos que esperar casi nada.

El Kef es un pueblo pequeño en la montaña, con bastantes cositas que ver para lo pequeño que es, muy agradable, con una pequeña Medina que rodea la Kashba que corona la ciudad.
Encontramos alojamiento en la residencia Venus, un lugar pequeño, con habitaciones limpias y correctas, éramos prácticamente los únicos huéspedes y nos dieron habitación con vistas a la Kashba en un piso alto.

Un pequeño detalle a tener en cuenta cuando se viaje a países musulmanes es no ir durante ramadán, y… aquí estamos nosotros!!! Haciendo ramadán sin querer, porque lo haces aunque no quieras; no hay restaurantes abiertos por ninguna parte, y por respeto a la gente no bebemos ni comemos nada cuando estamos en la calle o con gente que está ayunando.
Está siendo un viaje surrealista, divertido e interesante gracias a esto también.
Así que antes de salir a la calle comimos en la habitación algunas cosas que teníamos de emergencia, frutos secos, queso…

Hacía una tarde magnífica para pasear, soleada y con un aire fresco de montaña.
Todos los lugares turísticos estaban cerrados, pero recorrimos todo el pueblo mientras caía el sol. Callejuelas serpenteantes de casas bajas y muros encalados, el lugar es muy bonito.

Ruinas romanas en El Kef

Creíamos que una vez que se pusiera el sol abrirían los restaurantes y podríamos al fin tomar una comida caliente ¡¡¡pero no fue así!!!
Una vez que los fieles desayunaron en sus casas a la puesta del sol solo abrieron las cafeterías, que se llenaron de parroquianos tomando café, fumando y charlando, se veía contenta a la gente, comer y beber está claro que da felicidad…

Recorrimos el pueblo de cabo a rabo, buscando un lugar para comer, pero no había ningún sitio, los restaurantes seguían cerrados y solo podías aspirar a dulces, café y té.
Así que buscamos un supermercado para volver a hacer un picnic en la habitación.

De regreso del súper nos llevo un taxista que se veía simpático y despierto; así que le propuse que al día siguiente nos llevara a Dougga, pero me dijo que no podía; que no le iba a dar tiempo porque tenía que entregar el coche a las 12 del medio día.

Cuando estábamos en pleno picnic y plena risa con la situación llamaron a la puerta, era el taxista simpático que parecía habérselo pensado mejor y que accedía a llevarnos de excursión.
Pero al día siguiente no se presentó, quizás se llevó una mala impresión cuando abrimos la puerta y se encontró con el picnic sobre la cama, pensaría que no teníamos dinero para pagar la carrera…

Texto y fotos: Alejandra Weil
Mas fotos en Instagram @weilalejandra
Vídeos de los viajes en las historias de Instagram de @alardedanza

A punto de dar buena cuenta de nuestro festín

14 comentarios de “El Kef

  1. Flora dice:

    Q experiencias, conoces tanto sitio si has viajado tanto que puedes ser una perfecta guía y no dudo que además muy divertida. Podrías organizar algún viaje, no dudo sería todo un éxito

  2. Emilio Valenzuela dice:

    Ya no necesito viajar a ese sitio.
    Con lo que cuentas y como lo dices es como haber estado allí y sin ser Ramadan.
    Gracias por tu arte al contarnos tus vivencias.

  3. Adolfo dice:

    Jajajajaja ese viaje es digno de recordar! Muy buenas las dos entradas… y el ramadán, pfff todavía lo recuerdo!! A ver cómo termina ese viaje 😉
    Un beso compañera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *